Skip to content

El tonto de la clase

24 abril 2009
tags:

En mi época de estudiante había un alumno que siempre se sentaba solo en primera fila, el clásico empollón incomprendido que despuntaba tanto por sus habilidades con las matemáticas como por sus carencias a la hora de establecer relaciones con miembros del sexo opuesto. El tipo tenía un carácter taciturno, se pasaba las horas del patio apartado con su libreta debajo de un árbol dado que nadie lo quería en su equipo de fútbol, jamás le invitaron a las fiestas de cumpleaños, cuando salíamos el fin de semana al cine nadie se acordaba de llamarle por teléfono y el profesor de gimnasia le marginaba despiadadamente, condenándole a dar vueltas al campo dado que era incapaz de lanzar a canasta con un mínimo de decoro. De vez en cuando a alguno de los demás nos tocaba sentarnos con él en el pupitre de la primera fila durante un trimestre, y el pobre al que le tocaba la china sufría el escarnio del resto de la clase, en una época en la que a la expresión “mobbing escolar” aún le quedaban un par de décadas para ser alumbrada.

Una vez fui yo el “afortunado” que tuvo que sentarse con él, y lo cierto es que quedé sorprendido por su normalidad en el trato y la amabilidad a la hora de ayudar en los estudios, teniendo en cuenta que su coeficiente intelectual se hallaba a varios años luz del de los demás. Jamás pensé que pudiera aprobar física hasta que este chaval me enseñó cuatro principios básicos sobre la tabla de elementos, y justo es decir que durante las semanas que duró mi estancia en primera fila trabamos una amistad que, a trancas y barrancas, se prolongó en el tiempo. Nada serio, jamás le llamé para salir el fin de semana o hice ningún esfuerzo por invitarle a ninguna fiesta, pero sí que nos saludábamos por las mañanas, charlábamos en las horas del patio en que no me apetecía jugar a fútbol y me sentía un poco mal cuando veía que los demás se metían con él (aunque jamás levanté un dedo para defenderle, lamento decir).

Salimos del colegio y me enteré de que había entrado en la Sorbonne de París para cursar la carrera de Matemáticas puras. Al cabo de lustro y medio lo vi pasar por el Paseo de Gracia cogido de la mano de una chati que quitaba el hipo, y aunque él no me vio yo me sentí particularmente contento esa tarde, pensando que a lo mejor sí que existía el karma en este universo. En cualquier caso, en esta vida hay tipos con cualidades bien particulares que jamás serán comprendidos por el grupo, y que por culpa de la falta de integración o por su carácter introvertido jamás sabremos apreciar sus talentos, y es una lástima porque de sacarles partido estoy seguro de que redundaría en beneficio del grupo. Les llamamos los “tontos de la clase” y en realidad son los más listos, nos reímos de ellos y los infravaloramos cuando lo cierto es que nos podrían dar sopas con honda en más de una faceta de la vida. Son tipos especiales, a los que hay que saber tratar para poder sacar a la luz su enorme dosis de talento. Riéndonos de ellos les hacemos un flaco favor, y jamás sabremos lo que nos perdemos porque somos incapaces de aflojar la presión, que ellos acusan de forma especial por causa de su particular personalidad.

Esta temporada he pensado mucho en mi amigo, y le he visto reflejado en la figura de Alexander Hleb. Aunque sólo sea porque ambos tienen unas novias de infarto.

Anuncios
32 comentarios leave one →
  1. 24 abril 2009 8:27 am

    ai jordi, q tenemos una edaz ya ehhh

    pues si, yo tenia un compi parecido, llevaba armazón para la espalda, y claro le llamabamos pecho lata, es profesor de matemáticas y espero que sus alumnos tengan más paciencia que nosotros

    pobre hleb si, arrastrara su fracaso aqui unos años más

  2. 24 abril 2009 9:33 am

    En este caso yo mismo tengo el título de tonto de la clase. De pequeño fuí más bien gandul para juegos físicos y llevé hasta la comunión zapatos ortopédicos; dos razones que mataron mi formación futbolística.

    Era un gran estudiante, perezoso pero efectivo en los sprints finales. Pero con un estilo más propio de Dexter supe “actuar” y camuflarme entre la sociedad infantil del colegio, escapando de ser el centro de burlas o bromas humillantes.

    Al llegar al instituto y gracias (o no) a unos buenos amigos me pasé al lado oscuro. Seguía aprobando con el mínimo esfuerzo, pero cada vez el nivel subía y yo estudiaba menos. Hasta que lo dejé despues del BUP, hecho del que me arrepiento cada día, lo asumo pero me disgusta no haber probado probarme.

    En fin, los tontos de la clase espero que no sigan mi camino y se mantengan fieles a su persona, porque al final llegarán a ser los cisnes de la sociedad.

    Hleb, me da pena. Rico, mujer espectacular, juega en el Barça…pero un solo fotograma de su rostro demuestra tristeza, impotencia, derrota, perdición. Si Dr. J, vemos demasiado Lie to Me.

  3. 24 abril 2009 9:51 am

    Todo iba bien hasta que he llegado a lo de Hleb.
    Buenooooo……

    Pero sí, jode el “diferente”, en todos los sentidos, y creo que esto es universal.
    Por eso es sano meterte entre gentes, círculos y países en los que tu seas percibido como el raro. Y notarlo, claro. Y entonces te das cuenta que el diferente jode, pero también es el jodido.

    Creo que me he pasado.

  4. polifònic permalink
    24 abril 2009 10:07 am

    Bonito “remake”, palabra que les encanta a los cinéfilos como ustedes del patito feo en versión futbolera.

    Todos hemos tenido algún compañero así En mi caso concreto dos.

    Uno, como era un genio de las matemáticas, acertó una quiniela de catorce (rigurosamente cierto) y desapareció.

    El otro, un pelota recalcitrante, llegó a ministro. Este en cuanto a señoras y me refiero a la oficial (Ignoro si tenía algún rollo paralelo) no tenía excesivo buen gusto.

  5. Ant. permalink
    24 abril 2009 10:14 am

    Menos mal que hablas de Hleb en la última estrofa. Creía que te habías equivocado de blog y se te había colado un post de Jordi’s Blues aquí 🙂

    Tengo la corazonada de que Hleb puede acabar haciéndolo bien en el Barça… si finalmente decide quedarse y no enviarnos a todos a la mierda e irse al Bayern, que es lo que nos merecemos.
    Recordad el primer año de Henry y fijáos ahora. O el primer año de Koeman.
    Ciertos jugadores necesitan un año para aclimatarse. Este tiene pinta de ser uno de esos.
    Me sabe mal ver las críticas descarnadas que leo y oigo por ahí sobre él.

  6. 24 abril 2009 10:44 am

    Ant
    Yo creo que lo de la mujer de Hleb es pura pantalla. Un tio que juega así y que tiene y pone esa cara, a la fuerza tiene que ser marikón.

  7. Ant. permalink
    24 abril 2009 11:11 am

    Quien es la mujer de Hleb? No la he visto nunca.
    Pudiera ser que él fuera gay, teniendo en cuenta que su madre era albañil alicatadora de baños, pero parece que no. De hecho dicen que era un playboy cuando vivía en Bielorrusia.

    En cualquier caso a mí me da igual si le gusta la carne, el pescado o ambas cosas a la vez. Sigo pensando que las críticas son demasiado duras con él. Parece que necesitemos tener a un muñeco de pim-pam-pum (como decía J.M. García) cada año con el que meternos.
    Que si Ronaldinho, que si Henry, que si Hleb… Cada temporada hay alguno que recibe. Y no es algo nuevo. Yo lo recuerdo de siempre.

  8. 24 abril 2009 11:22 am

    A Martin Cáceres tampoco lo veo yo demasiado trigo limpio. Algún día se sabrá todo.

  9. 24 abril 2009 11:43 am

    La pregunta es: ¿hasta qué punto estos tíos son malos porque sus cualidades no encajan y hasta qué punto lo son por culpa de tener una personalidad que no asimila bien las críticas del entorno?

    Por eso me gusta tener a zumbados como Víctor Valdés en plantilla: a éste las críticas del respetable no le afectan en el rendimiento.

  10. 24 abril 2009 11:49 am

    Un portero que toca el piano es siempre un valor seguro.

  11. posi permalink
    24 abril 2009 11:55 am

    valdés ha desmentido repetidamente que tocara el piano. leyenda urbana, una más.
    no sé si he entendido lo de Hleb. quieres decir que los amigos de Hleb deben flipar ahora cuando lo ven por tener la novia que tiene y jugar en el barça? o que dentro de unos años los que ahora se ríen de Hleb fliparán cuando lo vean recoger el balón de oro?¿

  12. 24 abril 2009 11:58 am

    Acojonante.

  13. 24 abril 2009 11:59 am

    Lo de la leyenda urbana, quicir.

  14. Ant. permalink
    24 abril 2009 12:35 pm

    Hay que ser muy coñón a la par que muy retorcido para hacer correr un rumor como ese. No, no tiene mucha pinta de saber tocar el piano Victor Valdés.
    Pero ahora que lo pienso, tampoco lo parece Narcís Serra.

    Alguien me dirá quien es la mujer de Hleb? Si poneis alguna foto en bolas de la interfecta también os estaré agradecido, ji ji…

  15. Ant. permalink
    24 abril 2009 12:51 pm

    Visto.
    Está bastante buena, sip.

    Aqui teneis unas fotos de ella en paños menores. En la 4 incluso se le adivina el parrús. Claro que llamándose nastya… 🙂

    http://www.thesun.co.uk/sol/homepage/showbiz/bizarre/article607664.ece?slideshowPopup=true&articleId=607664

  16. 24 abril 2009 12:56 pm

    en bolas J en bolas

  17. Corser permalink
    24 abril 2009 1:00 pm

    También creí que te habías colado de blog…hasta el final, claro. Si, es una historia que se ha repetido desde siempre. En mi caso, como nos ponían a principio de curso por orden de lista, coincidí diversos años con un especimen de estos que comentas. La proximidad me hizo acercarme a él y, pese a la opinión generalizada de soseras aburrido, descubrí que era un cachondo y un tio de puta madre.

    Yo era de los que creía que Hleb triunfaría aqui a nada que jugara al nivel del Arsenal. No se si eso sucederá el año que viene, o si se largará, pero es una pena porque creo que tiene aptitudes para jugar aqui. Siempre ha de haber uno que reciba los palos…

    La señora hleb tampoco es para echar cohetes con esa nariz de cerdita Peggy.
    Y coincido con Joan en lo de que Cáceres parece trucha. Hleb en cambio no me da ese aire, ves?

  18. jopasso permalink
    24 abril 2009 1:00 pm

    Si doctor.
    De esos habían unos cuantos, y yo pasaba un montón, pero cuando veía que continuamente eran agredidos de palabra o incluso físicamente, sentía una inmensa pena. La mayoría no lo merecían.

    Pero Hleb es muy malo.
    Estaba cantado lo que le está pasando.
    .

  19. rafamapa permalink
    24 abril 2009 1:20 pm

    Tristes, muy tristes recuerdos Doc.
    Me “retrata” Vd. hasta los 15 años. A partir de ahí, y por las vueltas al “patio”, destaqué en las carreras de semifondo, y, por ello, recibí algo mas de aceptación. la capacidad atlética me permitió participar, algo, en algún deporte de equipo… pero nunca como los demás.

    Pero pienso que la vida pone a cada cual en su lugar, y ahora mismo soy muy feliz, y si de algo sirve “ser el raro” es para reforzar el carácter…

  20. rafamapa permalink
    24 abril 2009 1:42 pm

    Cont.
    (Mi teclado hace cosas raras)
    El Sr. Hleb parece abrumado, porque no se ha integrado en la “sociedad” que lo rodea, vamos creo yo, un poco como el Sr. Henry el primer año.
    La pregunta sería, ¿puede el Sr. Hleb superar ese complejo de inadaptación?. Quizás la lesión que tuvo al inicio de temporada tenga algo de culpa…

    En cualquier caso, seguro que no se le ha olvidado jugar al futbol, y, por tanto, su talento natural para el juego debería imponerse en el largo plazo.

    Are sí.

  21. Penélope permalink
    24 abril 2009 3:26 pm

    Oiga ud. Dr Jota..no me compare a Hleb con los ejemplos que pone de la escuela…que el bielorruso ya tiene una edad…que me está diciendo? que triunfará en la liga de jubilados del hogar ” Los guiris de oro” ?

    porque te hablo de ud?

    • 24 abril 2009 4:11 pm

      No sé, Pene, algún complejo raro… 😉

      Lo único que digo es que Hleb es un inadaptado. Y no sé si es sólo culpa exclusivamente suya.

      • Penélope permalink
        24 abril 2009 5:16 pm

        debe ser que le tardan unos días en ingresar el cheque

      • Penélope permalink
        24 abril 2009 5:17 pm

        y no me hables de complejos!

  22. Corvo permalink
    24 abril 2009 4:59 pm

    Yo creo que está acojonado con la cantidad de megamasters que hay en el vestuario: Messi, Henry, Xavi, Iniesta, Alves, Eto’o…

    En el Stuttgart fijo que seria el crack indiscutible y en el Arsenal habia más calidad pero nada comparable a lo de este barça.

    Poca espenta que tiene y encima rodeado de fieras… pos eso, acabas jugando totalmente acojonado.

  23. 24 abril 2009 5:19 pm

    @Pene

    intuyo que has tenido un día difícil (por lo que he leído en Facebook)…

    • Penélope permalink
      24 abril 2009 6:19 pm

      aishh Doc me he olvidado de ponerte los emoticonos 🙂

      lo otro… en fin…vamos a ver si me saco el mal sabor de boca esta noche con una cenita en un japonés que hace tiempo tenía pendiente

  24. joaquim permalink
    24 abril 2009 6:09 pm

    Pos yo no creo que Hleb sea un inadaptado.

    Más bien pienso que es un tipo sin personalidad alguna, de esos que no cojen nunca el toro por los cuernos.

    Debería empezar por chutar más a puerta y tal.

  25. 24 abril 2009 7:03 pm

    Es que yo no creo que con la manera que juega no sea bueno ni para un Numancia. Cualquier jugador del montón lo puede hacer mejor, y tengo claro que si Pep lo hace jugar es para salvar un poco el mal negocio que se ha hecho.
    Mucho mejor que juegue uno del B, Victor Sanchez o Guddy.

  26. 24 abril 2009 7:06 pm

    Diganle tonto al elemento, pero su parienta está de rechupete.
    A ver si se arranca con el castellano de una puñetera ves, porque el simil con el listillo de la clase falla en este aspecto.
    Ojala este elemento me haga tragar todos los sapos que estoy escupiendo por su culpa este año, no me dolieron prendas en reconocer los meritos de koeman, Laudrup, e incluso Belleti por lo de Paris……aunque solo por ese partido.
    Soy de perdon facil, lo se…….
    Hleb, demuestrame que me equivoco.

  27. 24 abril 2009 7:56 pm

    Jarl! Yo era el bestia ‘broncas’ de la clase… con los años fui cambiando en convertirme en el primer Punkarra, y luego en el Autista/hermitaño… o estaba callado, o hablaba de cosas que no tenian nada que ver con lo que decia la gente.

    Eso si, yo solo peleaba con los chicos mas mayores. Bushido ante todo.

    No, se… si Hleb se convierte en un puto crack la temporada que viene me voy a quedar atonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: