Skip to content

Formas de romper el status quo

5 abril 2009

Se acabó el virus FIFA, retomamos la competición donde la dejamos y, como cantaba aquel insigne madridista, “la vida sigue igual”. La barrera infranqueable se mantiene, y parece que hay tanta distancia entre los dos de arriba y el resto de equipos de la Liga que al final todo pasará por el duelo del Bernabéu, que ahora mismo se plantea como un “todo o nada” por parte de la parroquia merengue y como un “la oportunidad de sentenciar o un desliz perdonable” por parte de los azulgrana. Como suele suceder en los casos en que las expectativas están tan altas, yo apuesto por un empate y mucho me temo que a la postre la “madre de todas las batallas” no va a decidir gran cosa, salvo si Cristiano tiene que venir a la capital ya en junio o puede esperar a la repesca de septiembre, sainete estival mediante.

Estando así las cosas, la única forma de romper el status quo liguero pasa por ganar la guerra psicológica: los de detrás van insistiendo en el cagómetro y en el fantasma de las Ligas pasadas, mientras que los que van primero meten presión con lo de que ellos aún pueden cometer algún desliz mientras que los blancos no y con la diferencia en el nivel de juego entre ambos conjuntos, con la esperanza puesta en que la lógica se imponga finalmente. Esto es una partida de póker a cara descubierta y como ambos van de farol mucho me temo que dependerá de la suerte de la última mano para ver quien se lleva el bote. Porque a estas alturas la destreza de los contendientes ya no pesa tanto: sí, es cierto que el Barça está unos cuantos escalones por encima, pero no lo es menos que el Madrid se aferra a esta competición (la única que les queda) con uñas y dientes y que sólo tiene un partido por semana de aquí a final de temporada, frente al vendaval de abril que se avecina en Can Barça.

Como aquí uno es culé por deformación personal y profesional, creo que el que mejor puede romper este equilibrio imperfecto es el Barça, precisamente aprovechando la desventaja que se supone que tiene frente al rival y convirtiéndola en una ventaja: nada mejor que vapulear al Bayern y llevarse la Copa del Rey para minar la moral de los blancos y tomar la delantera de forma decisiva en el juego psicológico que se desarrolla entre ambos contendientes. Si los dos equipos jugaran sólo la Liga, andaríamos todos demasiado centrados en las posibles eventualidades (lesiones, expulsiones, arbitrajes…) de los partidos del fin de semana y la guerra de editoriales y las declaraciones cruzadas se convertirían en la baza fundamental para conquistar el campeonato. Estando el Barça en tres competiciones a estas alturas, se puede permitir el lujo de dejar que sea el bando blanco el que se obsesione en estos detalles y, por cada grito de “¡Villarato!” que se pronuncie en la capital, responder vía la conquista de un título o el pase a la siguiente ronda del torneo europeo, lo cual cerraría muchas bocas y obligaría a los más escépticos a reconocer que en los triunfos del Barcelona hay algo más que el factor suerte o las conjuras arbitrales.

Nada mejor para ganar la batalla psicológica que negarse a jugarla exhibiendo argumentos sólidos, que de paso humillan al oponente al hacerle caso omiso mientras nos codeamos con los más guapos de la fiesta.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Ant. permalink
    6 abril 2009 9:40 am

    Poco que decir. De acuerdo en todo excepto en esto:

    “Si los dos equipos jugaran sólo la Liga, andaríamos todos demasiado centrados en las posibles eventualidades (lesiones, expulsiones, arbitrajes…) de los partidos del fin de semana y la guerra de editoriales y las declaraciones cruzadas se convertirían en la baza fundamental para conquistar el campeonato.”

    Creo que le das demasiada importancia a los medios y yo creo que los jugadores pasan bastante de estas cosas. Otro tema es que el aficionado realmente comulgue con estas declaraciones o editoriales. Hay mucho burro sin opinión por la vida. Pero los jugadores? No, ellos mientras tengan parking de la mansión lleno de cochazos y una mujer impresionante esperandoles en la cama, ya no les importa nada más.
    O crees que Eto’o, por poner un ejemplo, tiene en cuenta la mierda que suelta día sí dia también la mujer barbuda desde su púlpito en el AS?

  2. 6 abril 2009 10:02 am

    Pues yo creo que sí les afecta. Desde el momento que tiene que salir Guardiola rajando de las portadas del Mundo Deportivo en rueda de prensa…

    Por no hablar de la rajada de Vilafranca de Eto’o, muy directamente dirigida a Arús, por ejemplo.

    Por algo dicen que el entorno “desestabiliza” al equipo, ¿no?

  3. Corvo permalink
    6 abril 2009 2:50 pm

    Sí a todo Doc.

    Tenemos que marcar el paso de este round final en el que estamos inmersos. Ver la champions o la final de la copa por la tele tiene que afectar a la moral del maligno, por mucho que lo niegen.

    Y no olvidemos que los que no tienen margen de error son ellos.

  4. 6 abril 2009 5:51 pm

    Yo creo que no hará falta meterles presión vía títulos. El Barça tendrá a la prensa volcada toda la semana hablando de fútbol, con partidos miércoles y domingo. En cambio, la asquerosa prensa capitalina no sabrá de qué llenar los periódicos entre semana y el caso Guti será suficiente para destrozar el vestuario blanco en un par de semanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: