Skip to content

Paradojas de la vida

22 marzo 2009

Faltan diez minutos para el final del partido y tú te despiertas de golpe de la siesta. Te incorporas en el sofá, buscas a tientas el mando a distancia y conectas con el Barça-Málaga. En ese momento la cámara enfoca a la grada: gente bostezando, caras aburridas, algún que otro tímido silbido y un porcentaje bastante importante del público enfilando para casa. Los ves subir las escaleras a toda pastilla y recuerdas que justo antes de cerrar los ojos el Madrid le había marcado el tercero al Almería. Y piensas: ¡Dios mío, la hemos pifiado! Localizas las gafas encima de la mesa, te las colocas y buscas el marcador en la parte superior izquierda de la pantalla. 6-0. Y no entiendes nada.

Puede resultar paradójico, pero la sensación que se vive en el Nou Camp actualmente es tan indescriptible, roza tanto el éxtasis, que llega un momento en que rompes la barrera de la felicidad y vuelves al principio del círculo recuperando el gesto serio del minuto cero del partido. Es como si un orgasmo durase una hora y media: al final el afortunado pondría una cara de amuermado que echa de espaldas, pero no porque se esté aburriendo de verdad, sino porque de tanto gozar se le han fundido los plomos. Algo así sucedía hoy en los momentos finales del encuentro: ya habíamos visto seis goles, ya habíamos hecho la ola, ya nos habíamos acabado la baba ya nos habíamos frotado tantas veces los ojos que ya no quedaba nada por hacer salvo aburrirse. Y la gente se aburre, sí, porque tras esa impresionante primera parte el rival ya ha arrojado la toalla. Y la gente silba, sí, porque aunque ya llevas media docena no se tolera fácilmente que se falle un séptimo tanto cantado. Y la gente se va pronto a casa, sí, porque uno entiende que tras tocar el cielo lo único que queda es descender suavemente hacia la tierra.

Yo no sé si ganaremos nada este año: lo que sí sé es que nadie nos quitará lo bailao hasta la fecha, y que en los últimos veinte años no ha habido un equipo que haya proporcionado una satisfacción tan continuada a sus socios como el Barça de Pep. Bendita paradoja.

Anuncios
16 comentarios leave one →
  1. Elnan permalink
    22 marzo 2009 10:47 pm

    Quizas ha ayudado que tras el 6-0 el equipo ha reducido un par de marchas y se dedicara a dejar pasar el tiempo.
    Pero si, en el min.30 de la segunda ya se iba la gente para casa con la excusa de no encontrar trafico a la salida.

  2. Raimon permalink
    23 marzo 2009 12:06 am

    La mayor parte de goleadas de este año se han producido en poco tiempo (especialmente se han conseguido en primeras partes fulgurantes) y han acabado en 25 minutos soporíferos. Sobre todo por los cambios, aunque también por el esfuerzo realizado, la falta de emoción, y quizá hasta la piedad de los jugadores blaugrana hacia el rival.

  3. 23 marzo 2009 8:25 am

    a por los 3 títulos con dos cojones

  4. 23 marzo 2009 8:50 am

    Claro, es más épico ganar 3-2 remontando en los últimos diez minutos y saliendo del campo con la emoción a flor de piel.

    Son las pegas de ser una apisonadora. Pero prefiero tener unas temporaditas de estas, la verdad. Prefiero disfrutar 60 minutos y aburrirme luego, que estar cagado y disfrutar 5 minutos.

  5. 23 marzo 2009 9:32 am

    Yo sólo digo que lo de ayer no es normal.

    Me da que llegará el Bayern o uno de éstos y a lo mejor nos pega un repaso que nos despierta de golpe, pero de momento gozo lo que no está escrito. Como digo más arriba, “que nos quiten lo bailao”.

    Por más que me esfuerzo, no recuerdo una temporada como ésta. Y lo jodido es que a lo mejor no ganamos ningún título… ¡paradojas de la vida!

  6. 23 marzo 2009 9:46 am

    Entonces la pregunta es:
    ¿Cómo te sentirás si este nivel de juego continúa y no se gana nada?

    • 23 marzo 2009 9:52 am

      Ésa es una buena pregunta, porque yo jamás he sido resultadista. A mí esto de contar para atrás los títulos ligueros que tengo o si yo tengo más Champions que el otro me parece del todo irrelevante.

      Jamás he creído (como dice la versión oficial) que un club sea “grande” por tener más trofeos en sus vitrinas. El Bilbao, por ejemplo, es muy grande y no tiene ni la mitad de títulos que otros.

      Así que… ¿cómo me sentiría? Satisfecho con mi equipo, que lo habrá dado todo. Contento y feliz durante el 90% de la temporada. Y luego reflexionaría sobre si el fútbol es justo o sobre si ya ha perdido completamente el sentido intentar jugar bien en un mundo en el que el 1-0 vale lo mismo que el 6-0.

      Artículos interesantes se avecinarían en este blog, sin duda.

  7. 23 marzo 2009 11:10 am

    Yo creo que hay personas, y también colectivos, que tenemos grandes dificultades en vivir solo del recuerdo de lo bailao. Si además no hay resultados lo registramos como la más perfecta de las frustraciones, casi como una estafa.

  8. Ant. permalink
    23 marzo 2009 12:07 pm

    Y lo que te rondare morena.
    Algo caera, tranquilo. Y con un poco de suerte cae todo.

  9. Corvo permalink
    23 marzo 2009 12:51 pm

    Nos pierde la estética, que duda cabe. Siempre queremos más.

    Lo de esta temporada no lo recuerdo en mi vida. Ni el dream team.

  10. posi permalink
    23 marzo 2009 1:03 pm

    donde está la paradoja?

    • 23 marzo 2009 6:32 pm

      ¿En que nos aburramos con tan excelso espectáculo?

      No sé, a veces no me entiendo ni yo.

      • posi permalink
        23 marzo 2009 6:45 pm

        ah, ok, ok. me he quedado con el sentido literal de la última frase y pensaba que insinuaba que la paradoja era que el equipo que más nos ha hecho disfrutar en los últimos años (lo dice usted) esté entrenado por Pep Guardiola.

  11. Penélope permalink
    23 marzo 2009 3:55 pm

    yo confieso:

    yo, pecadora, me confieso…de que me aburrí soberanamente la última media hora…lo peor es que me da rabia aburrirme…porque pienso que acabo de disfrutar de 1 hora de caviar…pero mira….

  12. 23 marzo 2009 7:22 pm

    A lo mejor convendría pensar en lo que se aburren en la capital. Recuerdo una jugada bien trenzada por el Madrid de Capello que acabó en gol de Van Nistelroy en el Bernabeu. Fueron 20 segundos de buen fútbol en un desierto de aburrimiento que se prolonga hace ya muchas temporadas. Lo titularon “el gol de la liga”. Lo titularon ellos, claro.

  13. 25 marzo 2009 2:11 pm

    Hola tengo un blog de futbol y me encanta el tuyo, si quieres linkarlos el mio es http://elblogdebem.blogspot.com

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: